Civiliblog

Domingo, 31 de agosto de 2008

Psique era una princesa griega de una belleza tal que la propia Venus se sintió intimidada.

Venus es la diosa romana de la belleza y con su nombre se ha bautizado al planeta que más luce en el firmamento. También hay un día de la semana en su honor: ¿me vais a decir que no pasáis la semana deseando que llegue el viernes?

Para que os hagáis una idea de cómo estaba la moza, aquí os dejo imágenes de dos representaciones muy afamadas de la diosa.


Venus de Milo (Louvre) Detalle de la Venus de Milo

venus capitolina

Venus Capitolina (museos capitolinos-Roma)
Clickea para agrandar las fotos

Venus se sintió muy incomodada por la belleza de Psique por lo que ordenó a su hijo que la enamorase del hombre o ser más despreciable que encontrara.

eros Este hijo de Venus es también muy conocido. De pequeñín le llaman por su nombre romano, Cupido, y se le representa volando con pañales con el arquito y la flecha. Yo una vez pensé que en vez de tocarme con una flecha me tocó con el pañal de mierda hasta arriba, pero luego parece que afinó mejor la puntería.

El caso es que, cumpliendo con la predicción del oráculo, Psique fue entregada en matrimonio a un ser en lo alto de una montaña y con un rico palacio.

Psique accedió a tal casamiento sin ver siquiera a su marido. Tan solo por las noches, en la oscuridad, él se metía en su cama y la hacía un apañito.

Sus hermanas, tan monas ellas, le recomendaron que cuando estuviese dormido, encendiera una candela y con un cuchillo le cortara el cuello, pues era seguro que se trataba de una serpiente. Nada, como si fuera Hércules acabando con Hidra


Me niego a comprender la lógica de tal argumentación. Sin duda, las hermanas merecían una pedrada en la cabeza, o quizás la recibieron antes, lo que provocaría tales desatinos. Es como pensar en qué fue antes, el huevo o la gallina. Lo que tiene huevos es que Pisque hizo caso de tal consejo.
Hércules contra Hidra
(Clickea la foto para agrandarla)

Y una noche, después del asunto, cuando el marido quedó sumido en sueños, la dulce Psique encendió la candela cuchillo en mano.

Pero entonces descubrió que su marido no era otro que el mismo Cupido. No, no el niño con pañales, no. Eso sería estupro. Era Eros, en su denominación griega, ya talludito bien formado, guapetón, cachas, más o menos como el autor de este blog.

El caso es que Eros se despertó y se enfadó mucho porque ya no podría ocultar la traición a su madre, la señorita Venus.

La diosa y suegra Venus montó en cólera al ver a Psique convertida en su nuera, y como buena suegra se las hizo pasar canutas.

Entre otras pruebas la mandó para el infierno a por una cajita que al abrir, la dejó a Psique sumida en un sueño eterno.

Y ahí aparece Eros, agarrando el cuerpo de Psique y elevándolo con sus alas (aclaro que pese mi parecido con Eros, yo no tengo alas, tampoco tengo abuela) mientras la besaba.

Esto inspiró a Antonio Canova en 1793 en la ejecución de esta obra.

Eros y Psique

(Clickea la foto para agrandarla)

Me llama mucho la atención el hecho de que Psique conviviera con su marido sin saber absolutamente nada de él. Bueno, sí, se lo beneficiaba todas las noches, pero, no sabía el aspecto que tenía. Mucho menos conocía sus aspiraciones o pensamientos. Y me hace pensar en lo que sabemos de quienes tenemos más cerca, a nuestro alrededor. Es justo la situación contraria, les vemos, sabemos cómo son, cómo hablan, pero, ¿nos interesa realmente lo que les inquieta?

Eros y Psique. Detalle

(Clickea la foto para agrandarla)

La actitud de Eros también es de destacar. Se sacrificó por su amada de una forma realmente extraordinaria. Es también todo lo contrario de hoy en dia. En estos tiempos, aquí te pillo aquí te mano, pero para Eros eso era el precio que tuvo que pagar. Seguro que le hubiera gustado compartir con ella el resto de las horas del día, disfrutar de su amor bajo la luz del sol, sin temores.

 

Cupido y Psique. Detalle

(Clickea la foto para agrandarla)

Psique significa "alma". El beso de Eros y Psique simboliza algo más que un beso de enamorados. Es la fusión entre el alma y el cuerpo. Me recuerda mucho a las filosofías orientales en las que esta ligazón aparece constantemente.

psique y cupido

La escultura me gusta porque los brazos se entrelazan como clara representación de los lazos que deben crearse entre los enamorados. Es un intercambio, un apoyarse en el otro. Cierto, el pillín de Eros le toca una teta a Psique, pero quitando este sucio detalle que todo varón sabrá disculpar, la composición es de lo más estilizada y ligera. Muy lograda.

eros y psique por detrás

(Clickea la foto para agrandarla)

Es una manía mía, contemplar las esculturas por detrás. Te da... otra perspectiva.

No es la primera vez que Psique y Eros aparecen en este blog. En un artículo dedicado al Gálata Moribundo (¡Oh! Magnífico Gálata), aparecen en segundo plano en una de esas tomas por detrás que tanto me gustan. Ahí están, en la ventana, dándose el lote.


El gálata, psique y eros.

La historia acabó bien. Eros y Psique fueron felices y tuvieron una hija a la que llamaron ... ¿maripepa? No, la llamaron Voluptuosidad, que suena más chic en el Olimpo.

Finalmente, decir que la Venus romana equivale a la Afrodita griega. Ésta tuvo sus rolletes. De su relación con Hermes nació Hermafrodito, que es, por tanto, hermano de Eros, cuñado de Psique y tío de Voluptuosidad.

Aquí podéis ver una foto del amigo Hermafrodito que yace junto a la Estatua de Psique y Eros en el Louvre. Recomiendo que ampliéis la foto y que os fijéis en la sorpresita. Vamos, ni el tuburón de la Veneno.
Hermafrodito
(Clickea la foto para agrandarla)
Era curiso ver la reacción de la gente cuando se percataba del detallito


Tags: psique, eros, cupido, escultura, louvre