Civiliblog

jueves, 20 de abril de 2006

Por Desconocido @ 16:09 | Noticias


Patrick Moore, uno de los ecologistas pioneros que fundó Greenpeace, apoya el retorno a la energía nuclear.

1971 fue un año particular por múltiples razones. No sólo porque me diera por nacer ese año.

El Valencia ganó la liga mientras al Sr. Moore y otros les dio por fundar Greenpeace.

Sin embargo, el bueno de Moore lleva ya más de 20 años desligado de la organización. Eso no quita para que sus declaraciones hayan levantado ampollas entre los ecologistas, al tiempo que han causado un cierto revuelo entre los medios de comunicación.


Hace unos días leí por la red sus ocurrencias, y hoy las he vuelto a leer en el periódico El Mundo.


No contento con eso, esta mañana en Onda Cero , en el programa de Carlos Herrera de la mañana, han hecho extensa mención al Sr. Moore.


Moore, se replantea el uso de la energía nuclear de fisión como una alternativa válida para atajar el cambio climático.

Esta tarde, en la misma emisora, una representante de Greenpeace en España ponía a caldo a Patrick.

Y es que los ecologistas no lo pueden tragar. Lo consideran un traidor y un mercenario vendido a las empresas que le han aupado a altos puestos directivos. Empresas como la de la cría del salmón o la maderera.

Pero volviendo a la señorita que habló esta tarde en contra de Pat, no pudo hacer peor defensa de su causa. ¿Es posible utilizar como argumento que no se puede utilizar la energía nuclear de fisión pues sería una ofensa a los cientos de miles de muertos por Chernóbil?

Supongo que esa señora no irá en coche, no ya por lo que pueda contaminar, sino por la cantidad de muertos que provoca año tras año y en todas partes. Vamos ¡Menudo agravio contra todas las víctimas por accidente de tráfico!

De todos modos, pese a lo absurdo de dicho argumento, no puede despreciarse la peligrosidad doble de la energía nuclear de fisión:
1º Explosión nuclear por descontrol de la reacción en cadena.
2º La basura radiactiva que se genera peligrosa durante miles de años.


La energía nuclear de físión consiste en bombardear uranio 235 con neutrones.


Al ganar ese neutrón extra, el uranio para a ser U-236, cuyo núcleo se deforma tanto que se quiebra: se fisiona.


En esa fisión se desprenden trozos de diferentes tamaños y 2 neutrones libres que pueden ser capturados por 2 núcleos de U-235 que al fisionarse generarán 4 nuetroes, y así sucesivamente.


Esto es la reacción en cadena.


El problema es que los trozos o fragmentos que se crean son radiactivos con vidas medias de decenas de miles de años. Esta es la porquería nuclear que tanto problema causa.

El hablar de un tema que se desconoce es lo que tiene, que no se paran de decir sandeces.

Lo siguiente que mencionó la buena mujer es que no hay voluntad de investigar en energías alternativas porque la inversión de los gobiernos en ellas es 30 veces menos que en fusión nuclear. (Nótese el cambio, fusión, con u).

Estamos hablando de la fusión nuclear. ¡Ohhhhh! ¡Nuclear! Caca, culo, pedo, pis.

Por lo pronto, un respeto. Es a este tipo de energía al que debemos la vida.
Imagen

El sol no es más (ni menos) que una bomba de fusión nuclear

En la fusión nuclear tenemos como combustible Deuterio y Tritio. Ambos son isótopos del Hidrógeno. Como producto tenemos el Helio.


De ellos, tan solo el Tritio es radiactivo pero su peligrosidad es muchísimo menor que la de los productos del uranio pues su vida media es de 12 años. ¡Sólo 12 años frente a las decenas de miles de años del uranio!


Y otra cosita de nada, hay abundacia de deuterio y el tritio es fácilmente producible y tratable. No como el uranio que previamente a su uso debe enriquecerse, es decir, aumentar la cantidad de uranio fisible, el U-235 (0,71%), frente al no fisible, el U-238 (99,28%). Ambos se encuentran mezclados en la naturaleza en proporciones señaladas entre paréntesis.


Este proceso de enriquecimiento del uranio (aumentar el porcentaje de U-235) es enormemente caro y dificultoso.

Por ello, no todos los países tienen la tecnología y los recursos para manterner plantas enriquecedoras.

Irán está en ello. Lo que no se sabe es si para fabricar el combustible de una central o de una bomba.

El problema de la fusión es otro. Para que se produzca hay que reproducir las condiciones de temperatura y densidad de materia que se dan en el sol. Tela.

Sin embargo, se está buscando la alternativa, la llamada fusión fría. Es decir, generar procesos nucleares como el descrito pero sin necesitar elevar la temperatura a los niveles del sol.

En esto es en lo que se están gastando el dinero 30 veces más que en eólica u otras similares. De conseguirlo tendríamos una fuente de energía inagotable y limpia. ¿No vale la pena el esfuerzo?

Pero si como demostró el reportaje de Mercedes Milá en Tele 5, los alcaldes de los pueblos limítrofes a las instalaciones nucleares se toman a cachondeo los planes de emergencia, mejor seguir poniendo ventiladores por el territorio patrio.

COMENTARIOS